martes, 11 de mayo de 2010

El beso de medianoche

En la actual ciudad de Boston los problemas no han hecho nada más que empezar. Los vampiros cada vez se vuelven más canallas, alimentándose sin ningún pudor y asesinando a humanos en medio de las calles. Para Lucan Thorne, un guerrero de la Estirpe de la primera generación y el temible líder de la Orden, la batalla no es más que un preludio de la carnicería que está por venir. Una sangrienta guerra está a punto de estallar y él está decidido a finalizarla lo antes posible. Y cuando las fotografías de una bella joven amenazan con sacar a la luz la existencia de los suyos, a Lucan no le quedará más remedio que introducirla en el oscuro mundo que él lidera.


Autor: Lara Adrian

La vigilaba a través de la abarrotada discoteca, un sensual desconocido con el cabello negro como la noche que había despertado las más profundas fantasías de Gabrielle Maxwell. Pero nada en esa noche –y mucho menos ese hombre– eran lo que aparentaban ser. Y cuando Gabrielle presenció un asesinato fuera del local, la realidad se transformó en algo oscuro y mortífero. En ese mismo instante, Gabrielle se sumergió en un reino que jamás creyó que pudiera existir –un reino donde los vampiros acechaban tras las sombras y una sangrienta guerra estaba a punto de estallar.

Lucan Thorne desprecia la violencia con la que actúan los forajidos de su raza. Siendo uno de los más poderosos guerreros vampiros de la Estirpe, ha jurado proteger a los suyos –y a los humanos que con ellos coexisten– de la creciente amenaza de esos seres despreciables, y no puede arriesgarse a involucrarse en ninguna relación con una mujer mortal. Pero cuando Gabrielle se convierte en el objetivo de sus enemigos, no le queda más alternativa que introducirla en el oscuro mundo que lidera.

Ahora, entre los brazos de ese formidable líder de la Estirpe, Gabrielle se enfrentará a un increíble destino lleno de peligros, seducción y los más oscuros placeres...


RBA acaba de sacar al mercado su nueva colección Criaturas de la noche, una selección de las mejores novelas de romántica paranormal y una buena excusa para conocer nuevos autores y adquirir libros a un precio excepcional. Un ejemplo destacado es el libro que nos ocupa, El beso de medianoche de Lara Adrian, una autora de quien nunca había oído hablar. No hay que ser muy inteligente para adivinar que esta colección abarcará —en su mayoría— historias que harán referencia al mito vampírico y demás seres que pululan alrededor de éstos por lo que no recomendaría su lectura a nadie que no se sienta atraído por el tema, en cambio, los seguidores de Crepúsculo disfrutarán con ellas, ya que las historias expuestas son mucho más interesantes y maduras que la narrada por Stephenie Meyer.


La historia comienza como cabía esperar: chica ve a chico misterioso, chica contempla un crimen atroz, chica no es creída por la policía, chica conoce a chico alto, guapo, interesante y con muchísima personalidad. Se trata del Lucan Thorne, un agente de policía que, por fin, parece estar interesado en lo que ella ha visualizado y en su seguridad. También está interesado en otras cosas… pero no entraremos en esos detalles propios del género sino que iremos a analizar por qué nos ha gustado Lara Adrian.

Lara Adrian expone una historia de vampiros al puro estilo de Sherrilyn Kenyon o J.R. Ward, unos vampiros modernos que se mueven en nuestra sociedad actual sin que nosotros tengamos conocimiento de ello. Son altos, atractivos, elegantes y muy inteligentes y poseen esa desmedida preocupación por su media naranja (cosa que a nosotras nos encanta). La diferencia con otras autoras similares es que Lara Adrian se atreve a exponer una teoría diferente sobre el origen de la raza vampírica: para ella, son seres diferentes a nosotros, seres que hace millones de años llegaron a nuestro planeta desde el espacio exterior, seres similares a la raza humana pero con un metabolismo diferente que les impide asimilar los nutrientes con los que se alimenta la raza humana, seres que descubrieron que si querían sobrevivir en territorio hostil debían alimentarse de sangre. Lara también alude a las grandes catástrofes de la historia como excusa para la intervención de extra extraña raza que fue la responsable de la extinción de civilizaciones enteras en la historia de la humanidad, una raza que ha ido evolucionando con el paso del tiempo hasta convertirse en seres más civilizados, capaces de convivir con el género humano, del que se alimentan sólo cuando les es necesario.


Y, ¿por qué este cambio? Porque como toda raza siente el instinto de supervivencia y sólo pueden reproducirse con hembras humanas ya que, al parecer, sólo el sexo masculino tiene cabida en esta singular raza. No existe el género femenino y por ello han de convivir con las humanas que posean unas características determinadas para concebir a su inusitada prole.
Gabrielle Maxwell, nuestra protagonista, posee estas características y por eso se ve involucrada en esta fascinante historia en la que los Guerreros de la Raza —el grupo de guerreros que lidera Lucan— luchan para que este equilibrio entre humanos y vampiros no se rompa. Una historia que, a pesar de no ser original al cien por cien, consigue engancharnos desde la primera hasta la última página, con personajes bien elaborados que a buen seguro, seguirán enamorándonos en las próximas entregas de esta serie vampírica que, a diferencia de las que hemos leído hasta ahora, nos muestra a unos seres bien vivos —no muertos— cuyo corazón late, al igual que el nuestro y, aunque son superiores a nosotros, se les puede matar.


Sólo terminar comentando la extraordinaria fluidez en la historia, su manera magnífica de narrar situaciones sin tapujos y la visualidad que nos ofrecen los encuentros entre la orden y sus renegados. Lara Adrian ha conseguido engancharme con su orden, al igual que lo hizo Kenyon con sus cazadores o Ward con su Hermandad. Espero con impaciencia la segunda entrega de la serie, deseando que no me decepcione.
 

Entre la Vida y la Muerte © 2008. Design By: SkinCorner